miércoles, 3 de septiembre de 2008

Dejar la cama de los papás


Y… llegó el momento de pasar al bebé a su cuarto. Para el bebe es un nuevo desprendimiento, dejar su moisés, más adelante su cuna para luego tener su primer cama. A veces para los papás este pasaje es difícil; de tener a nuestro bebé al lado a tenerlo durmiendo en otro cuarto hay todo un paso.
 Aparecen miedos, inseguridad, "¿será el momento adecuado?, ¿no será muy chiquito?, ¿y si llora y no lo escucho?"... Para cada pareja es diferente: “mi bebé llora y yo no aguanto dejarlo solo en el otro cuarto”, “tengo que ir a ver si respira bien”,”por fin puedo dormir”, “recuperamos nuestra intimidad”… A veces las mamás necesitan un poco de ayuda del papá para afrontar este nuevo desprendimiento. Pero, una vez que nos decidimos y lo logramos, en algunos casos al tiempo… el nene se pasa a nuestra cama. Historias…






  • “No puedo lograr que Adrián se quede a la noche en su cama, siempre se termina durmiendo en nuestra cama cuando mi marido viaja”.
  • “Estamos dormidos y Lina se pasa a media noche, estamos tan cansados que la dejamos”.
  • “Franco dice que tiene miedo de dormir en su cuarto, que hay monstruos y está oscuro, no quiere dormir solo”.
  • “Me gusta dormir con mi hijo en la cama, no nos podemos separar”.
¿Qué pasa con los chicos a la hora de ir a dormir ?
Para los chicos chiquitos dormir implica despedirse del mundo que lo rodea, de las personas que lo cuidan y entrar en el mundo de los sueños, en el que está solo. Implica quedarse solos con ellos mismos, con sus temores, con sus deseos, etc.
Al ir a dormir se pierden algo, quedan excluidos del espacio de los papás y entran al mundo de la noche. A veces es difícil pasar a este estado y necesitan de la presencia y sostén de los adultos para sentirse acompañados.
Muchas veces hay intentos de control y manipulación de los chicos hacia los padres a la hora de dormir. Otras veces el temor que sienten frente a la separaciòn es muy grande y les genera angustia. Cada caso es particular, habrá que ver que le pasa a cada niño en su singularidad.

Que pasa con los papás a la hora de ir a dormir?
El momento en que los chicos se van a dormir abre un espacio para la intimidad de la pareja, un momento para estar  entre adultos. También puede ser un  momento para ver televisión tranquilos, para leer un libro, hacer algo que nos guste, etc. A veces a los adultos les cuesta separarses de los hijos en este momento. Algunas de las causas pueden ser las siguientes:

  • Estamos solos y enfrentarnos a que el otro lado de la cama está vacío no es fácil y nuestro hijo viene a ocupar ese lugar.
  • No estamos bien con nuestra pareja y no queremos tener relaciones sexuales y que nuestro hijo esté en la cama es nuestra solución al problema.
  • Estamos cansados, nos sentimos débiles frente a los requerimientos del nene, no podemos ponerle un limite por culpa o por miedo, y… es más fácil dejarlo dormir con nosotros.
  • Trabajamos muchas horas, no lo vemos en todo el día y queremos estar con él, aunque sea durmiendo…



Los motivos pueden ser variados y particulares de cada familia, de cada pareja y de cada persona individual.
Podemos abrir algunas preguntas para reflexionar sobre el tema  ¿por qué me cuesta tanto separarme?, ¿qué siento al encontrarme solo con la cama vacía?, ¿qué pasa con mi sexualidad?, ¿cómo estoy con mi pareja?, ¿sigo tratando a mi hijo como si fuera un bebé chiquito?, ¿qué gano y que pierdo si mi hijo duerme en su cama?, ¿puedo ponerle un limite a mi hijo y sostenerlo?...


Alguna ideas

  • Tengo que estar convencido de que quiero hacer un cambio con respecto a este tema y armarme de paciencia para sostener la decisión, no ceder por el sueño.
  • Explicarle por qué debe dormir en su cama, y que si te necesita vas a estar pero si se pasa lo vas a volver a llevar a su cama.
  • Explicarle que cada uno tiene su lugar y que la cama grande es para los papás.
  • Decirle que te quedarás a su lado hasta que se duerma si tiene miedo.
  • Podemos dejarle una luz prendida y algún muñeco que lo acompañe, una linterna para qué vea al ir al baño…
  • Implementar y sostener las rutinas con horarios estables: anticipar que llega la hora de dormir, darle un baño, cantarle una canción o contarle un cuento, despedirse y decirle que se verán a la mañana, etc.
  • Generar un ambiente tranquilo antes de dormir, por ejemplo no ver programas de TV, jugar a jueguitos excitantes y evitar las discusiones.
  • Pedir ayuda o asesoramiento a un profesional si es necesario.

    Notas relacionadas
    Dejar los pañales
    Dejar el chupete y la mamadera
    Primeros desprendimientos: el destete
    Miedos a la hora de dormir




    3 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Hola!
    Muy bueno tu blog!
    Yo dormí en la cama de mis padres (en el medio de ambos) hasta los 7 años.
    Hoy en día me pregunto ( a veces con asombro y temor) en cuanto ese hecho habrá condicionado parte de mi vida (decisiones, caracter, etc)
    Saludos!

    Claudia dijo...

    Hola, llegue a este blog en busca de ayuda para que mi hijo de 2 años vuelva a dormir en sucama. Digo vuelva porque el ya lo hacia, a lo sumo se pasaba tipo 4 o 5 de la mañana a la nuestra, per ahora cuando lo quiero pasar se pone a llorar mal y lo termino dejando con tal de que no se despierte su hermanito que tiene 8 meses.
    Igualmente ahora voy a pasar la cuna del mas chiquito a la pieza de ellos, a ver si asi mejora la situacion.
    Realmente me angustia mucho.
    Gracias!

    viovio dijo...

    no se angustien chicas...
    vos dormiste con tus padres siempre y seguro no te quedo ningun trauma, es bastante natural en otras culturas (japon por ej.
    Busca "colecho" y verás.

    Claudia, tu hijo quiere estar con vos!!! tiene un hno de 8 meses!! dejalo pobrecito, que te tenga en la noche, ya se le va a pasar

    besos!