martes, 10 de junio de 2014

El Rol del Padre en la Actualidad

Tradicionalmente, la función del papá, estaba relacionada con el ejercicio de la autoridad, la ley, las normas y limites, el sostén económico de la familia e ir mostrándoles paulatinamente a los chicos el mundo. 

Actualmente esto se fue modificando y hay una participación mucho más activa del papá en la crianza de los chicos.
Tener un hijo implica la posibilidad de dejar de ser hijo para convertirse en papá y ser responsable de la mantención, el cuidado y el crecimiento saludable de una nueva personita. Esto muchas veces da una inmensa alegría pero también asusta. 
D. Winnicott, reconocido pediatra y psicoanalista inglés, plantea que es importante el rol de los padres como sostén emocional de su mujer durante la crianza del bebe.
La madre necesita sostener emocionalmente a su bebe que nace totalmente indefenso y para eso necesita ella misma estar sostenida por su marido. El rol del padre es muy importante no solo como sostén de su mujer en su función de mamá, sino por su participación activa en la constitución psíquica del niño. 

Es importante que los papás puedan generar vínculos con sus hijos y conectarse con ellos desde el afecto, el juego, el contacto físico y el cuidado. Pero también su rol implica poner límites, educar, establecer normas y rutinas; y ayudar a los chicos a socializarse, mostrarles el mundo. 


Conclusión 


Compartir actividades, juegos, mimos, con los chicos desde que son bebes pueden generar verdaderas experiencias que permiten desarrollar y fortalecer el vínculo con ellos y contribuir en la constitución psíquica saludable de las chicos.

Al convertirse en papás y desde que se enteran que van a ser papás, los hombres suelen experimentar una cantidad de emociones y procesos psíquicos que comienzan a desplegarse. Alegrías, temores, ansiedad, dudas, deseos, proyectos comienzan a ponerse en juego. 






viernes, 16 de mayo de 2014

Colecho vs Dormir Solito

El tema del colecho es una practica controversial, algunos adhieren a ella y otros no. Pese a todo suele ser una práctica habitual en algunas familias el llevar a los chicos a dormir a la cama grande o dormirse junto a ellos en su camita. 

En general esta práctica suele estar desaconsejada por algunos  profesionales. Pensemos algunos de los motivos: 

Desde la teoría psicoanalítica, los postulados hacen referencia  las investigaciones sobre la existencia de la sexualidad infantil.




Los chicos exploran su propio cuerpo, tiene sensaciones y fantasías que tiene que ver con la sexualidad infantil  saludable. La curiosidad sexual infantil es normal y esperable. A cierta edad dormir con los padres, presenciar la intimidad de la pareja o satisfacer la curiosidad sexual con el adulto, puede producir un exceso de excitación  que ellos no están preparados para elaborar.

La cama grande  es el espacio de la sexualidad de los adultos, dormir con los padres y estar expuestos a la intimidad de la pareja genera niveles de excitación sexual que desbordan la capacidad de elaboración psíquica infantil y esto puede generar diversos síntomas dependiendo de cada caso en particular por ejemplo enuresis (hacerse pis encima), problemas para dormir, masturbación compulsiva, etc.

Por otro lado es importante preguntarse ¿Qué  puede llevar a cada padre a dormir con su hijo en la misma cama?, ¿Qué lugar ocupa el niño para ese adulto o esa pareja?...Muchas veces sentir  el contacto con el cuerpito del bebe es una actividad muy placentera y lo llevamos a la cama para mimarlo, acunarlo,  darle calor y afecto.  Otras veces  el estar pegadito al cuerpo del bebe calma la angustia y la soledad del adulto. En ocasiones  la presencia del niño en la cama  sirve como excusa para evitar la intimidad de la pareja. Muchas veces el agotamiento que genera despertarse varias veces en la noche hace que los padres sedan por cansancio. A veces el bebe o el nene esta enfermo y queremos cuidarlo y ver que este bien.

Conclusión Cada familia tomara sus propias decisiones en cuanto a la crianza de sus hijos en base a sus experiencias, sus historias personales, sus deseos y  necesidades.
Es normal que los papás mimen, besen, acaricien a sus hijos, el contacto piel a piel es muy importante en el desarrollo de la subjetividad, esto no quiere decir que dormir abrazado al niño cuando es pequeño lo erotice y genere necesariamente una experiencia traumática. 


Es importante conocer que la sexualidad infantil existe así como la de los adultos, pero son diferentes. Los niños no poseen un psiquismo preparado para elaborar cuestiones que tiene que ver con la sexualidad de los adultos.Me parece importante reflexionar sobre qué lugar ocupa para cada adulto la presencia del niño en la cama. Esto depende de cada situación particular. No es lo mismo compartir una siesta, jugar juntos en la cama, que mantener relaciones sexuales o encuentros íntimos frente a los niños. No es lo mismo dormir un rato abrazados a nuestro bebé que llevarlo a la cama para calmar la angustia de sentirnos solos. 


Hay que pensar cada situación, cada vinculo, cada historia familiar en particular. No se puede generalizar ni decir que está bien o mal. Esto va a depender de cada situación familiar.

jueves, 3 de abril de 2014

El consumo de drogas en la adolescencia


La  OMS define a la adolescencia de la siguiente manera: “La adolescencia es el periodo  de la vida en el cual el individuo adquiere la capacidad de reproducirse, transita de los patrones psicológicos de la niñez a la adultez y consolida su independencia económica”.

La adolescencia es una etapa de cambios e implica el tránsito por determinados trabajos psíquicos necesarios para la constitución subjetiva.  Alguno de los trabajos psíquicos que los adolescentes deben transitar en esta etapa son: el pasaje de lo familiar a lo extra familiar, el encuentro con la genitalidad, la inscripción psíquica de un nuevo cuerpo, el pasaje del jugar al trabajar, el encontrar un proyecto propio.


Los motivos de consulta en este periodo suelen tener que ver con dificultades en la relación con los padres, dificultades en lo escolar, problemas con los pares, trastornos  en la alimentación, enfermedades corporales, conductas disruptivas, aislamiento, problemas con la sexualidad y consumo de drogas entre otros.

La adolescencia ofrece un terreno fértil  para el consumo de drogas por la ansiedad que generan los cambios propios de la pubertad, por los trabajos psíquicos que debe transitar el adolecente en esa etapa, por el  aspecto ritual de las drogas, por  la presión del grupo de pares, por la influencia de los medios de comunicación y las redes sociales, por la búsqueda de identidad, etc.

El adolescente debe encarar el pasaje de lo familiar a lo extra familiar, proceso en el cual lo extra familiar deviene más importante que lo familiar, en ese momento surge la necesidad imperiosa de alejarse de la familia, diferenciarse , buscar un lugar en el afuera y no ya dentro de lo familiar.

El adolescente necesita fuertemente del grupo de pares y también necesita objetos que lo acompañen en el recorrido exploratorio, hay distintos objetos acompañantes que cumplen la función de apuntalamiento y que son  investidos por el adolescente , por ejemplo determinada ropa, determinado instrumento musical, etc.

Muchas veces los adolescentes usan sustancias adictivas para acompañarse en el recorrido exploratorio. Estas sustancias los llevan a explorar el mundo por medio de sensaciones que puede estar inhibiendo una verdadera salida al mundo y un verdadero trabajo psíquico de investimento de lo extra familiar y de su nuevo cuerpo.


En la adolescencia puede aparecer cierta tendencia a refugiarse en sensaciones que vuelve a la persona proclive a la adicción y que la impulsa a esos períodos donde se fuma o se bebe en exceso o se prueban diversas  drogas.
  


El consumo de drogas puede tener que ver con una fase exploratoria y pasajera, puede ser una respuesta sintomática frente a determinada conflictiva psíquica o puede tener que ver con trastornos o patologías más severas en lo que respecta a la constitución psíquica temprana.


Un adolescente puede recurrir al consumo de drogas por ejemplo como forma de ser aceptado por el grupo por una problemática depresiva o fóbica de base. En cambio otro adolescente puede consumir drogas desde un lugar exploratorio del universo de lo extra familiar eventualmente en algunas situaciones sociales.


 Para hacer un diagnóstico diferencial y evaluar la necesidad de una intervención terapéutica  es importante poder  distinguir entre los adolescentes que se drogan por curiosidad y en forma esporádica de los que no pueden prescindir de las drogas. En esos casos hay que poder preguntarse por qué ese adolescente en particular utiliza esa modalidad, que en algunos casos puede ser defensiva, para  tramitar determinada  problemática psíquica de base.


Conclusión

Es importante interesarse por los motivos  que llevan al adolescente al uso de las drogas. Hay que poder evaluar en que trabajo de simbolización se encuentra ese adolescente, ver si se encuentra atascado o sin poder realizar alguno de los trabajos psíquicos correspondientes a esta etapa.

sábado, 1 de marzo de 2014

Eligiendo niñera...


Terminan las vacaciones, vuelta al trabajo y las obligaciones. ¿Con quién dejamos a los chicos?, ¿Qué opciones tenemos?, ¿Cuál es la más indicada para nosotros?...

A la hora de elegir una niñera…

Es importante elegir una persona que nos de confianza, que en lo posible tenga experiencia en el cuidado de niños. Que pueda haber continuidad en las rutinas y formas de crianza que eligen los padres y el tiempo en que el niño está con la niñera.

Los padres pueden buscar diferentes cosas al elegir una niñera, por ejemplo que la niñera también limpie, que sepa de primeros auxilios, que sea profesional o estudiante (maestra jardinera, psicopedagoga, psicóloga), que  sepa resolver conflictos, que pueda prepararles la comida, que pueda retirarlos del colegio o llevarlos a actividades extra escolares, que sepa poner límites, que sea afectuosa, etc.


Hay diferentes opciones, desde empleadas domésticas que a la vez que cuidan a los niños se ocupan de la limpieza de la casa, hasta niñeras especialistas  que se contratan a partir de una agencia y que suelen tener formación profesional .

Al principio hay que tomarse un tiempo para ver el vínculo que se genera entre el niño y la niñera. Es importante que los padres expliciten a la niñera que es lo que ellos esperan con respecto al cuidado de los chicos. Esto implica poner en claro que valores, creencias y mensajes se trasmitirán a los niños.

Los padres siempre son los encargados de tomar las decisiones sobre la crianza, deben establecer reglas  y normas caras, y generar un espacio de dialogo con la niñera  para llegar a acuerdos sobre este tema.

No hay que dar por sentado que la niñera  resolverá las situaciones de la forma que nosotros esperamos, por lo tanto es tarea de los padres: poner en claro qué limitar y que no, cómo limitar,  como actuar si los hermanos se pelean, que hacer si no quiere comer, etc. establecer rutinas y horarios  (sueño, alimentación, higiene),  pautar normas de seguridad dentro y fuera de la casa, regular que programas de televisión verán, cuando usarán la computadora, etc.

Es esperable que cuando los padres no estén  y dejen a los niños al cuidado de la niñera, esta cumplirá funciones maternas y paternas que tienen que ver con cuidar, sostener, dar afecto, jugar, ayudar con las tareas escolares y poner límites. De este modo la empleada se constituirá  en una de las tantas figuras cercanas a los niños que contribuirá en la formación de la vida del niño y formara parte de la crianza.

Si notamos algo que nos preocupa o nos llama la atención es importante hablar con los chicos y escucharlos, observar el vínculo entre el niño y la niñera e intervenir si es necesario.

Artículos relacionados:
Jardines rodantes
Adaptación al jardín de infantes